Pero la AEE reconoce que las líneas de distribución están en peor estado

Las líneas de alta tensión del sistema de transmisión salen de las termoeléctricas hasta las subestaciones a lo largo y ancho de la isla. (GFR Media)

En la antesala de la nueva temporada de huracanes, que inicia el 1 de junio, el director ejecutivo de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), José Ortiz, afirmó ayer que el sistema de transmisión está “más robusto” que antes del azote de María en septiembre de 2017.

El sistema de transmisión se compone de 2,478 millas de líneas de 230 mil, 115 mil y 38 mil voltios. Estas líneas de alta tensión salen de las termoeléctricas hasta las subestaciones a lo largo y ancho de la isla.

El huracán María dañó severamente el sistema de transmisión, en particular, las líneas que van de sur a norte y las del este del país. Por estar en zonas montañosas o de difícil acceso, su reparación fue aún más complicada.

“Para prepararnos para la temporada de huracanes, nos estamos enfocando en transmisión, no en distribución. El problema mayor de la recuperación fue la pérdida del sistema de transmisión, porque es complejo para llegar y requiere equipo y materiales especializados, que son difíciles de conseguir. Pero se ha estado trabajando”, dijo Ortiz.

En entrevista con El Nuevo Día, contó que se construyeron nuevas torres siguiendo los códigos y estándares de las que resistieron los vientos de María.

“Lo hicimos así para asegurarnos de que el sistema no sufra tanto en caso de huracán… para no tener que invertir meses reparando”, sostuvo.

Añadió que, desde enero pasado, las compañías Masterlink Corporation y Perfect Integrated Solutions realizan mantenimiento de áreas verdes en torno al sistema de transmisión.

Ambas recibieron contratos de $2 millones, que están supuestos a vencer el 30 de junio, según la Oficina del Contralor. La Unión de Trabajadores de la Industria Eléctrica y Riego (Utier) ha denunciado que la contratación es onerosa y ha propuesto, en cambio, que se reclute personal de emergencia, que pueden ser empleados retirados de la AEE.

“Las compañías están cortando alrededor de las líneas de transmisión. Cuando todo eso termine, se mantendrá con manipulación química. También hay brigadas nuestras trabajando. Se está haciendo una limpieza mucho más amplia, porque esto causó mucho problema”, dijo.

Entretanto, Ortiz resaltó que hay acuerdos firmados con 33 compañías eléctricas de Estados Unidos, públicas y privadas, para que “estén en Puerto Rico al día siguiente de un evento” asistiendo en la recuperación.

Asimismo, indicó que la AEE cuenta con unos $50 millones en inventario de materiales y equipo para responder a emergencias, entre estos, postes, cables y transformadores. Cuando el huracán María tocó suelo boricua, la AEE apenas contaba con $20 millones en inventario, lo que también retrasó la recuperación del sistema eléctrico.

Peor en distribuición

Por otro lado, Ortiz admitió que el sistema de distribución está en peor estado que antes de María.

Las líneas de distribución suman alrededor de 31,446 millas aéreas y 1,723 soterradas. Parte de este sistema lo componen, además, 293 subestaciones.

“El sistema de distribución está más débil. Ese es el sistema que llega a las casas, a los postes. Hay mucho parcho todavía. Mucho trabajo se hizo para llevarle energía de emergencia a la gente, por lo que hay cables y postes que siguen con el impacto de María. No están igual de fuertes”, señaló.

Ortiz expuso que la decisión de darle prioridad a la restauración del sistema de transmisión fue deliberada, “porque es más fácil cambiar un poste o transformador dañado que arreglar una torre en una montaña”.

“La lógica en todo esto es que, si se va a dañar algo con un huracán, que sea lo más fácil de arreglar, y eso es el sistema de distribución. Nos mantendremos así en lo que llegan los fondos federales para mejorar (con trabajos permanentes) el sistema de distribución”, subrayó.

Aún sin someter

De otra parte, Ortiz informó que la AEE aún no ha sometido la nueva versión de su Plan Integrado de Recursos, luego que el Negociado de Energía de Puerto Rico determinara que la edición original incumplía con órdenes y reglamentos del ente regulador.

El pasado viernes, la AEE solicitó al Negociado aplazar la fecha de entrega del 10 al 31 de mayo. El Negociado aún no ha decidido.

Ortiz atribuyó la petición a que “hubo problemas con el sistema de modelaje” de la compañía Siemens, encargada de hacer el plan.

Leave a Reply

Pin It on Pinterest