Un proyecto que combina arte, meditación y reflexión descubre las heridas que aun quedan por sanar tras el huracán María

En medio de una galería de arte sanjuanera una veintena de adultos mayores con los ojos cerrados trata de visualizar cada hueso, vértebra y articulación de su cuerpo como parte de un ejercicio de meditación dirigido por la actriz Cordelia González

Vamos subiendo esa espina dorsal, espalda baja, espalda media, espalda alta, las costillas flotan alrededor … y de nuestros hombros cuelgan los brazos… Todo lo demás está relajado, sentimos nuestras muñecas que se llenan de aire y sentimos cada uno de los huesitos de nuestros dedos…”, le dice.

Unidos en círculo, los participantes se mantienen silenciosos e inmóviles hasta que Cordelia, de pie en el centro del grupo, les pide que levanten los codos y brazos como si fueran títeres y unos hilos los estuviesen halando. Así continúan varios minutos, respirando despacio y escuchando las indicaciones.

Al finalizar el ejercicio de visualización, postura y respiración algunos manifiestan haberse sentido tan relajados que temían caerse y otros indican que lograron visualizar las partes del cuerpo según la instructora. En el ejercicio, no solo se trabaja la concentración, la relajación sino también el balance, explica la actriz. 

Los miembros del grupo participan del nuevo ciclo de Educa Cortés: el Arte del Bienestar y la Salud Mental, un proyecto creado por la Fundación Casa Cortés luego del huracán María. El propósito es proveer herramientas para que los adultos mayores se recuperen de las pérdidas, la incertidumbre y el temor experimentados en el 2017 a través de ejercicios terapéuticos de meditación y diálogo. 

A dos años del paso de aquel destructor huracán, todavía son muchos los que hablan, lamentan y recomponen lo ocurrido, por lo cual el proyecto continúa con la vigencia del primer día. 

De hecho, en otro ejercicio, esta vez dirigido por el profesor universitario Daniel Martínez, el tema del huracán María sale a relucir nuevamente. Daniel los divide en subgrupos y les pide que elijan una canción que represente al Puerto Rico de hoy y escogen: Amanecer Borincano, Lamento Borincano y Verde Luz. Cuando explican por qué, todos hablan de la relación de esas letras con lo que sufrió la isla tras el ciclón: emigración, recuperación de los recursos naturales, la actitud de resistencia del puertorriqueño y la esperanza de un mejor porvenir, entre otras. 

Precisamente el diálogo y el compartir con personas de distintos puntos de la isla y diferente trasfondo social y profesional son parte de los beneficios de los talleres, según algunas de las participantes. 

Mi esposo tuvo Alzheimer por 16 años y estuvo en cama por los últimos dos o tres años y murió en los días después del huracán. Desde entonces ha sido bien difícil. Me ha hecho un montón de falta porque, a pesar de que tenía Alzheimer, era mi compañero y yo contaba con él”, recuerda Milagros Negrón, residente de Trujillo Alto. 

“Esto me ha ayudado a soltarme, a sacarme la pena que tengo. El compartir con los compañeros, las terapias de respiración de Cordelia, el viajecito de venir a San Juan, me ayudan”, agrega la mujer, mientras sortea en sus manos varias fotos de su esposo con las que planifica hacer un álbum.

El álbum es una de las actividades que se hace en el taller, esta vez con el artista Nick Quijano. El ejercicio titulado Haciendo memoria, con el cual se les pide a los participantes que busquen fotos con las cuales quieran contar una historia y dejar un legado a través de un documento físico. Nick les explica que el ejercicio los ayuda a rescatar algo que se ha perdido con las fotos digitales, pues muy pocas personas tienen fotos en papel. Parte de la actividad, también, es hablar sobre las fotos y las razones para escogerlas, lo cual igualmente sirve de terapia.

Por su parte, Isabel López mostró un álbum que su esposo Luis le hizo con fotos de sus hijas, mientras que el que ella será de fotos suyas en blanco y negro o color sepia tal como propuso Nick. 

Para Luz Nilda Rodríguez, de 68 años y de Vega Baja, el proyecto también le sirve de terapia.

“Al retirarme pensaba que iba a continuar mi vida de trotamundos y de conocer otros destinos y no ha pasado porque estoy a cargo de mi mamá. Se me ha hecho difícil y recibo bastante tensión. Esto es una terapia, salgo de mi casa. Yo dirigía el Programa de Arte, Cultura y Turismo del municipio de Vega Baja. Todas mis funciones han sido bien dinámicas y de momento, al retirarme y al verme tan privada de todas esas cosas me causa tensión porque todavía soy una persona activa”, explica Luz.

Disponibilidad de fondos

Este tercer ciclo del proyecto Educa Cortés: el Arte del Bienestar y la Salud Mental, cuenta con la financiación del Center for Disaster Philanthropy, Atlantic Recovery Fund, lo cual permite que 25 personas de 59 a 84 años participen del taller, revela Adelisa González Lugo, directora ejecutiva de Fundación Casa Cortés. Esta vez, la convocatoria se hizo a través de AARP y del programa radial de la organización Esperanza para la Vejez. También, cuentan con la colaboración del Club Rotario de Río Piedras y la profesoraAstrid Santiago.

El proyecto surgió luego de que Casa Cortés organizara un “campamento” para niños y jóvenes residentes del Viejo San Juan durante los meses que le siguieron al huracán María en los cuales no tuvieron clases. Posteriormente, determinaron atender también adultos mayores porque se dieron cuenta del impacto que tuvo el ciclón en la vida de esa población. Para ellos se diseñó el ciclo de seis talleres que combina terapias de reflexión con arte, música, ejercicios de yoga, meditación y respiración que les permiten a los participantes ventilar y compartir sus sentimientos y necesidades.

Source: El Nuevo Día

Leave a Reply

About ReImagina

206 Calle Tetuán, Suite 603206 Calle Tetuán, Piso 8
Viejo San Juan, PR

PO Box 9024240,
San Juan, PR, 00902

T: (787) 324-1703
E: info@reimaginapuertorico.org

Pin It on Pinterest